La Fiesta de la Vendimia nunca olvida sus raíces
  • 29
  • 03

Moradillo de Roa acogió ayer el día grande de la Ribera con un cálido homenaje a los precursores de la DO

 

A pocos días de que comience una cosecha con grandes expectativas, la Ribera del Duero celebró ayer su día grande: la fiesta de la Vendimia, un acto institucional con el que la Diputación agradece la labor anual de viticultores y bodegueros para garantizar la calidad de los vinos adscritos a la Denominación de Origen (DO). «La Ribera del Duero tiene fama nacional e internacional, pero debe dar un salto y abrir nuevas fronteras», animó el presidente provincial, César Rico.

Tras la experiencia de 2010, Moradillo de Roa -municipio de apenas 200 vecinos- se volcó para garantizar un ambiente festivo. Lo normal al tratarse de «un día grande», proclamó su alcalde, Francisco Javier Arroyo.

Antes de iniciarse el tradicional pisado del primer mosto de la temporada, el enólogo Xavier Ausás protagonizó un pregón emotivo que tuvo como eje la conservación de la esencia del vino como componente cultural y también económico. «Moradillo ha perdido la mitad de sus habitantes», advirtió con la esperanza de que el proyecto para la recuperación del cotarro de las bodegas de Moradillo, del que es padrino, permita invertir la tendencia. Por su parte, en calidad de Bodeguero de Honor, el presidente de Telefónica, Luis Miguel Gilpérez, se comprometió «a hacer todo lo posible» para que todos los pueblos de la Ribera cuenten con 4G.

Tributo a los pioneros
La jornada sirvió además para rendir tributo a los impulsores de la DO. Y es que para comprender la auténtica dimensión de lo que es hoy esta Denominación es fundamental conocer su historia y sus orígenes, desde el desarrollo del viñedo con la repoblación cristiana, las primeras ordenanzas reguladoras de la vendimia en la comarca de Roa, la construcción de las bodegas subterráneas y el esplendor de los siglos XVII y XVIII hasta el movimiento cooperativo de los años 50, que sustituyó al tradicional sistema de elaboración en lagares. «Tenemos una asignatura pendiente con la Ribera del Duero, investigar y documentar bien toda su evolución, y no dejar que desaparezca un patrimonio tan relevante como los lagares, bodegas y zarceras», reivindicó la periodista Aurora Lázaro.

Y aunque algunos ya no están, la Ribera se unió para agradecer la valentía de los primeras personas que se atrevieron a soñar con este proyecto, empezando por los integrantes del Consejo Regulador provisional de 1980. Del mismo modo, también recibieron mención Bodegas Balbás, las cooperativas Viña Vilano y Virgen de las Viñas, así como dos hombres cuyo apoyo fue también muy decisivo en estos inicios: Teófilo Reyes, enólogo y profesor del Instituto de Peñafiel, y el también enólogo Manuel Ruiz Hernández.

«Estamos muy agradecidos, es una pena que ya no estemos todos», señaló Manolo Pérez Pascuas, cuya bodega familiar formó parte de dicho Consejo. Por otra parte, se mostró optimista en cuanto a la vendimia porque viene «muy bien», aunque hasta el último momento «no se puede cantar victoria».

 

http://www.elcorreodeburgos.com/noticias/provincia/fiesta-vendimia-nunca-olvida-sus-raices_136522.html

Comentarios (0)

Déjanos tu comentario !!

No dudes en dejarnos tus críticas y/o comentarios. Serán bien recibidos ;)

More News
  • 17 Jul 2017
  • 0
“Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia esta ocupada por los romanos… ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste...
  • 29 Mar 2016
  • 0
La pequeña localidad burgalesa recibe el Premio a la Mejor Inciativa Enoturística al impulsar las visitas a sus más de 160 «cuevas» y lagares de...
  • 29 Mar 2016
  • 0
El experto en vitivinicultura puso en valor el proyecto municipal, que ayer dio un paso adelante con la limpieza del entorno. Colaboraron más de 70...